XLI Coloquio de Antropología e Historia Regionales
Extraños en su tierra
Sociedades rurales en tiempos del neoliberalismo: escenarios en transicion

En este coloquio convocamos a académicos, activistas y funcionarios a debatir sobre el devenir de las sociedades rurales ante un modelo de desarrollo económico que ha acentuado procesos de apropiación y despojo de patrimonios bioculturales en México en el contexto de América Latina, desde la segunda mitad del siglo XX.

En los actuales paisajes rurales se escenifican las confrontaciones entre diversos mundos de vida y diferentes formas de acumulación. La privatización y mercantilización de la naturaleza y de las culturas caracterizan a las políticas neoliberales. Instituciones financieras mundiales, organismos internacionales y empresas trasnacionales en connivencia con los gobiernos nacionales y las élites políticas-económicas han aplicado un conjunto de medidas estructurales: políticas económicas rapaces; adecuaciones al marco jurídico para legalizar los despojos; condicionamiento de sus inversiones en infraestructuras para facilitar la extracción de recursos; además han exigido dispositivos de prevención, contención y criminalización de la protesta social.

Es un modelo de “desarrollo” excluyente y depredador que ha ampliado la brecha de desigualdad económica y social, incrementando la migración, el abandono de sistemas de producción tradicionales, la pérdida de la soberanía alimentaria, la violencia y los desplazamientos forzados. Estos procesos conllevan a la erosión de las tradiciones culturales y sistemas de producción local y desarticulan relaciones comunitarias, afectivas y simbólicas, particularmente en los territorios rurales, que convierten y hacen sentir a muchos de sus habitantes como extraños en su tierra.

Los megaproyectos de explotación, a gran escala, de bienes naturales y culturales, constituyen uno de los nuevos rostros de este sistema económico. Proyectos mineros, energéticos (hidráulicos, termoeléctricos, geotérmicos, solares, eólicos y de hidrocarburos), presas, trasvases, fracking, turísticos e inmobiliarios, así como los aprovechamientos intensivos forestales, agrícolas, pecuarios, pesqueros, entre otros, que destruyen ecosistemas o comprometen su capacidad de resiliencia, ponen en riesgo la continuidad de racionalidades, saberes, formas de vida material, espiritual y afectiva de quienes habitan en esos lugares. Los actores y sus respuestas son diversas, van desde la indefensión, la negociación hasta la resistencia por mantener sus patrimonios territoriales.