Comunicados
Comunicado 02 de septiembre 2022

En las últimas seis semanas hubo remisión de casos Covid-19 y el panorama epidemiológico parece aproximarse a un patrón con afectación y letalidad mínimas, atendibles, gracias a la población vacunada, aunque mayor para las estaciones de frío. La interrupción de la campaña de vacunación infantil universal sea por resistencia de los padres o por el déficit de vacunas podría afectar negativamente. Esperamos que la campaña se reinicie alrededor del 12 de septiembre próximo, como han dicho las autoridades sanitarias, cuando el mecanismo Covax regularice la entrega de las vacunas.

Ante el inicio del año escolar y el retorno presencial a las escuelas con el personal educativo y estudiantes vacunados, las autoridades de salud mantienen como obligatorias las medidas sanitarias de uso de cubrebocas, lavado frecuente de manos, disposición de gel antibacterial, ventilación de espacios y respeto de la sana distancia. Además, se mantiene la vigilancia epidemiológica, así como el rastreo y aislamiento hogareño de casos.

La mayoría de nosotros quizá tenemos familiares en edad escolar, por lo cual es preciso aplicar las medidas de contención preventiva en caso de sospecha de contagio personal o familiar por Covid; especialmente en los niños y jóvenes recién retornados a las clases escolares presenciales. En el marco institucional, en caso de sospecha o comprobación de que un miembro de la familia está contagiado de Covid, es necesario dar aviso al jefe o superior inmediato, para recibir la orientación necesaria. Esto es importante, porque ahora ya vacunados, la sintomatología de la infección suele ser leve y su progresión tan rápida que más parece un malestar respiratorio ligero; en consecuencia, ni siquiera nos hacemos una prueba diagnóstica ni nos aislamos preventivamente hasta tener certeza de inocuidad.

Por la época del año que atravesamos y la condición endémica de ambas sedes, además hay riesgo de adquirir Dengue (incluso chikungunya o zika) por la proliferación y picadura del mosquito Aedes. Conviene tomar también las medidas preventivas de protección y en caso de presentar malestares relacionados con esas afecciones, obtener un diagnóstico diferencial oportuno y los cuidados médicos oportunos para evitar complicaciones.

Un elemento más a tomar en cuenta es la Viruela Símica, infección viral con un alto grado de contagio y rápida progresión. No estábamos informados ni inmunitariamente advertidos y los nacidos después de 1972 ni siquiera prevenidos por una vacuna similar (ahora ya casi en desuso mundial). Consideremos que es un amago epidémico real, de alcance mundial ya con casos cercanos a nuestra geografía. De inicio presenta generalmente una combinación de los siguientes síntomas: fiebre alta y repentina, cefalea, escalofríos, astenia, linfadenitis, lumbalgia y mialgias diversas; después evoluciona hacia lesiones tipo viruela, que cubren todo el cuerpo y se resuelven sin cicatrización.

Para prevenirla, lo que sabemos hasta el momento es:

  • Se trasmite por contacto directo con personas infectadas, con la excrecencia de sus lesiones y sus secreciones: gotas producto de estornudo o tos, secreción de mucosidades (incluyendo las genitales); vestimenta y objetos personales, al igual que los objetos y materiales usados en su atención, diagnóstico y curación.
  • Es contagiosa desde que los enfermos inician síntomas hasta que todas las lesiones dérmicas sean cicatrices secas (se estima un lapso de 25 días).
  • La limpieza de objetos personales con agua y jabón inactiva el contagio.
  • Para evitar el contagio por vía sexual el sexo seguro no basta, ya que el contacto con la piel, ropa, y todo tipo de objetos tocados por la persona enferma son de riesgo.

Como lo hemos señalado a lo largo de estos meses de pandemia, la información es el inicio de toda prevención, además es importante cultivar hábitos saludables en cuanto a ejercicio, alimentación y sobre todo, compartir estrategias de prevención a través de nuestras relaciones sociales. Informémonos.

https://viruela.salud.gob.mx/

Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 09 de agosto 2022

Si bien las cifras de contagio de COVID-19 parecen ir a la baja, dentro del Colmich se siguen manteniendo las medidas sanitarias preventivas, a pesar de que gran parte de la población de las ciudades que albergan nuestras sedes ya no las practican. En consecuencia, con mayor razón necesitamos protegernos, incluso fuera del Colegio, para proteger también nuestros hogares y a nuestros seres queridos. Si tienes sospecha o síntomas de enfermedad, recuerda comunicarte con tu jefe inmediato para recibir indicaciones precisas en el marco institucional.

La función de esta comisión se circunscribe a la pandemia por COVID- 19, no obstante, consideramos importante compartir información fundamental sobre la emergente viruela símica, para mantenernos alertas y tomar las debidas precauciones. Hasta donde se sabe, hay maneras de prevenir la enfermedad; aquí compartimos los niveles de riesgo de algunas prácticas que sirven como ejemplo para que las puedas ajustar a tus propios hábitos.

  • Sin riesgo
    • Usar baños públicos, regaderas o albercas
    • Probarse ropa en una tienda
    • Tocar manijas y perillas de puertas
    • Usar equipos de gimnasio
    • Contacto laboral
    • Transporte público
    • Eventos al aire libre, con sana distancia
  • Riesgo bajo
    • Compartir bebidas
    • Compartir cama, toallas, artículos de aseo personal
    • Eventos concurridos en espacios cerrados
  • Riesgo medio
    • Besos, caricias
  • Riesgo alto
    • Contacto directo con la erupción infecciosa, lesiones cutáneas, costras o fluidos corporales
    • Contacto sexual (los condones no protegen contra esta infección)

Mantente informado en las páginas oficiales de las autoridades de salud y comenta con tu familia la información para reducir el riesgo de contagio.
Protegernos es proteger a todos
Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 12 de julio 2022

Hay un aumento de casos y riesgos de contagio en nuestra región, a pesar de la amplia vacunación incluyente de infantes entre cinco y once años; si bien, la afección es menos agresiva y fácilmente superable con la atención y los cuidados oportunos. Los efectos, en ausencia de patologías previas, son de sintomatología mínima, breve y de pronta resolución, no obstante, lo anterior puede dar lugar a la progresión de cadenas de contagio.

En las escuelas, en lo social y en el espacio doméstico ya es común la convivencia desprotegida, lo que eleva el riesgo de contagio, aunque ya se esté inmunizado o se haya superado una primo-infección. El mayor riesgo es, otra vez, para los más susceptibles: adultos mayores y ancianos con enfermedades crónicas o condiciones de salud vulnerable. No hay que perder de vista que quienes interactúan socialmente relajando los cuidados, elevan el riesgo.

Mientras en los centros laborales se insiste en el cumplimiento de los protocolos sanitarios, en la mayoría de los sitios públicos, comercios y transportes se ha relajado casi toda precaución, empezando por el uso preventivo del cubrebocas. En el trascurso de la semana laboral hay cierta prudencia de resguardo y cuidado, pero en fin de semana, la relajación de las precauciones llega incluso a ser temeridad.

Vale la pena recapacitar acerca de la importancia de seguir practicando las medidas preventivas y, sobre todo, acerca de la conducta a seguir ante la sospecha de estar infectados, ponderando la necesidad de resguardarse y de comprobar el diagnóstico mediante prueba de laboratorio, no como un mero trámite burocrático, sino como una herramienta útil para la gestión sanitaria individual y colectiva.

Cabe la posibilidad de que la pandemia se diluya en una mera afectación gripal esporádica o endémica casi de tipo “estacional e inocua”, pero aún no hay certeza de ello. Por tanto, reiteramos la importancia de continuar con las medidas preventivas para disminuir los contagios, medidas que hasta ahora nos han mantenido con un alto nivel de salud y nulos contagios dentro de nuestras sedes.

Por cada uno y por todos, hay que cuidarnos.

Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 24 de junio 2022

En las últimas nueve semanas los casos Covid incrementaron en toda la nación. De acuerdo con las autoridades de salud no es alarmante “por su corto número, afección generalmente leve y baja letalidad”. En la región se notifican eventuales casos de contagio comunitario e incluso alguna defunción. Pareciera que tampoco es una situación de alarma pues la mayoría de los casos remiten con atención y tratamiento ambulatorio, además apenas generan ocupación en hospitales y Unidades de Cuidados Intensivos, nos informa la Autoridad Sanitaria local.

En el Colegio seguimos observando normativamente las medidas y precauciones convenidas, para garantizar la seguridad del personal, de quienes aquí laboramos y de quienes acudan eventualmente. Así:

  • continuamos cumpliendo todas las medidas de higiene y cuidado personal, el uso correcto del cubrebocas en los espacios interiores comunes y en exteriores, sobre todo donde se pierda la sana distancia.
  • procuramos la ventilación de espacios de trabajo; se limitan aforos y evitan aglomeraciones, cumplimos el espaciamiento indispensable en los eventos y actividades.
  • sigue vigente la indicación de evitar la asistencia en casos de malestar gripal o sospecha de haber adquirido un contagio.
  • en ambas situaciones, es importante la adecuada notificación, hasta tener comprobación diagnóstica y certeza médica de inocuidad, ello con el fin de no exponer a los demás.

Todo ello está sujeto a la evolución epidémica local que seguimos monitoreando.
Insistimos a toda la comunidad colmichiana: es tiempo de tomar decisiones personales. Cada uno decide cuánto y cómo protegerse, en el trabajo, en el trayecto, en espacios públicos, al viajar y al salir a vacaciones. Valoremos las consecuencias personales, familiares, laborales y comunitarias de nuestras precauciones.
La epidemia no ha terminado, actuemos en consecuencia y estemos alerta sobre la información que las autoridades de salud nacionales nos brindan día a día.
Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 30 de mayo 2022

De acuerdo con la información oficial, la situación epidemiológica de la Covid-19 pareciera en remisión, incluso en nuestra región. Si bien en los últimos días se han reportado algunos casos de contagio en las ciudades de Zamora y La Piedad, parece que el éxito de la campaña de vacunación ya inmunizó a buena parte de las personas. No obstante, aún se aplican dosis de refuerzo a grupos como: rezagados, jóvenes y menores. Por lo anterior, la población inició el proceso de desescalada de las precauciones, sin que haya indicaciones oficiales precisas al respecto; han tomado como No Obligatorio el uso del cubrebocas si no es en cercanía interpersonal y ambientes cerrados. Sin embargo, es preferible continuar todavía su uso.

Son frecuentes los casos en los que, después algunos trastornos inespecíficos de su salud, terminaron por hacerse la prueba y enterarse de que se habían contagiado. Y es que los síntomas clásicos por infección Covid-19 se han modificado y, por lo mismo, hasta después de una evolución tórpida y padecer durante varios días síntomas diversos, se les ocurre realizarse la prueba diagnóstica. A pesar de ser una infección por SarsCov-2, es muy distinta a lo que habíamos visto: una evolución leve y rápida hacia la completa mejoría y la resolución sin complicaciones aparentes. El único infortunio es no saber a las claras si dimos lugar a una cadena de contagio.

En el nivel nacional hay una mayor incidencia del contagio en niños pequeños, infantes y preadolescentes que hace meses; esos cuadros clínicos combinan trastornos digestivos y síntomas respiratorios, en su mayoría con resolución espontánea o de atención mínima. Solo en casos excepcionales requieren atención hospitalaria. Por tanto, las recomendaciones de precaución y prevención que hacíamos al inicio para protección de los adultos mayores vulnerables, ahora deben incluir a las y los menores de edad. Quizá muy pronto podamos hablar de la Covid-19 como una afección que ocurra excepcionalmente, prevenible, atendible y sin mayores consecuencias o riesgos para la salud y la vida. Mientras, sigamos manteniéndonos alerta y con las debidas precauciones.

En el mismo orden de cosas, para prevenir la posibilidad de afecciones estacionales y ante la inminencia de la temporada de lluvias y calor, ya se realizaron las primeras fumigaciones preventivas con el fin de evitar la propagación de infecciones por Dengue en las instalaciones de ambas sedes del Colegio. De la misma manera, se nos invita a todos a observar las mismas medidas precautorias contra los criaderos de mosco en nuestras casas. Tengamos en mente que las enfermedades estacionales y los cambios de sintomatología en la Covid, pueden hacernos confundir una situación con otra por lo que es preciso, ante cualquier sospecha de padecer una u otra, buscar atención médica, certeza de diagnóstico y preciso acatamiento de indicaciones, cuidados, medicación y resguardo.

Esperemos a ver cómo evoluciona, en las semanas siguientes, la condición epidemiológica en nuestro medio y región; mantengámonos informados sobre los cuidados y prevenciones que hayan de ser acatados.

Juntos conservaremos la salud por el bien de nuestras familias y nuestra comunidad.

Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 02 de mayo 2022

Las razones que se invocan para iniciar la desescalada de las medidas precautorias de la pandemia son:  

  • Baja incidencia de contagios
  • Bajo porcentaje de decesos
  • Alta capacidad de respuesta disponible (espacio, personal y recursos) del Sistema de Salud
  • Un buen porcentaje poblacional ya vacunado.

Consideramos que ahora también hay una mínima sintomatología y una menor gravedad, pocas hospitalizaciones y una casi nula letalidad. Además, ya casi nadie se practica una prueba diagnóstica debido a que dicha sintomatología al presente suele ser mínima y casi siempre se supera la infección. En consecuencia, el Sistema de Salud atiende con holgura los pocos casos que ameritan atención hospitalaria. No parece lejano el día en que se autorice el regreso a la cotidianeidad.
No obstante, estamos ante una situación ambivalente. Por un lado, surgen noticias de que en algunas partes del mundo los casos repuntan e incluso los gobiernos restauran restricciones y confinamientos. Es imposible estimar si ello tendrá efecto inmediato en el resto del mundo como ya ocurrió con variantes virulentas, agresivas y más contagiosas como la reciente Ómicron. Por otro lado, en distintos lugares levantan algunas o muchas de las restricciones anticontagio en torno a: actividades al aire libre, comercios, recreaciones públicas e incluso hasta en los trasportes y espacios anteriormente confinados.
Las recomendaciones, de acuerdo con los Organismos Internacionales de Salud y los Centros de Control de Enfermedades Transmisibles, son:

  • Mantener estricta vigilancia epidemiológica, las pruebas diagnósticas y el monitoreo de variables emergentes
  • Ampliar la vacunación hasta lograr la cobertura universal (de ser posible), con refuerzos según riesgo-condición etaria o de grupo
  • Adecuar las medidas y cuidados anticontagio al estado epidémico local.

Por tales motivos la sugerencia prudente es mantener las precauciones anticovid al interior del Colegio y estar alertas a las indicaciones de las autoridades para cuando se estime viable desescalar paulatinamente las medidas y restricciones, conforme se compruebe que el riesgo sea ya menor. Hay que seguir aplicando las medidas de precaución al circular y convivir en el espacio de trabajo; en caso de sospecha de haber contraído la infección, es preciso confinarse y practicarse la prueba diagnóstica adecuada, así como notificar a los contactos cercanos para cortar cualquier posible cadena de contagio.
No hay que cesar en el esfuerzo, hasta estar seguros de que no se producirá un rebrote más.
Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 08 de abril 2022

Se acercan las vacaciones con motivo de Semana Santa. Afortunadamente tendremos oportunidad de descansar para reponer fuerzas. Sin embargo, no conviene relajar las medidas de cuidado, pues aumentaría la exposición a riesgos de contagio Covid por estar ante la gran movilidad y aglomeración en los lugres de recreación o de ceremonias religiosas.
Si bien en nuestro estado y en las dos regiones sede del Colegio, la actual situación epidémica se reporta en disminución, el virus Sars Cov-2 aún circula a nivel comunitario: hay contagios comprobados por pruebas de laboratorio, algunas hospitalizaciones e incluso decesos.

Aún sin indicación específica de la autoridad sanitaria, se piensa que las medidas precautorias anticontagio ya no son ni deseables ni obligatorias; prueba de ello es la disminución de uso de cubrebocas y el ya no respetar la sana distancia, por ejemplo. Por ello lo más probable es que los casos sospechosos con sintomatología leve ya no realizarán cuarentena, no avisarán a los contactos estrechos ni harán aislamiento preventivo. Si esto sucede, junto con las posibilidades de cercanía interpersonal estrecha, multitudinaria y desprotegida, propiciadas por la relajación en vacaciones, celebraciones y fiestas, serán factores que –en conjunto– nos podrían llevar a otra escalada de contagios.

Por tanto, mientras disfrutamos de las actividades vacacionales, no están de más las siguientes recomendaciones:

  • ubicarnos en espacios abiertos y bien ventilados
  • evitar aglomeraciones innecesarias
  • evitar reuniones multitudinarias
  • observar las medidas precautorias básicas:
    • uso del cubrebocas
    • lavado frecuente de manos
    • uso de gel en las manos
    • sana distancia interpersonal
    • Y, lo más importante, practicarse una prueba diagnóstica en caso de sospecha de contagio, confinándose si fuera necesario.

El riesgo aún existe, todavía no podemos dar por superada la pandemia; ya antes caímos en la ilusión de estar casi al final de la emergencia sanitaria. El ejemplo del retorno de las vacaciones, en enero pasado, nos debería alertar: nada más al volver se disparó un repunte de contagios. Felizmente, no hubo casos de gravedad que requirieran de hospitalización, ni decesos que lamentar, debido a la condición previa de vacunados y a la notificación, atención y confinamiento oportunos, sin que hayan escalado entre nuestra comunidad o al interior de la Institución.

Por ello, debemos insistir a toda nuestra comunidad, apelando a la sensatez y a la corresponsabilidad que hasta ahora nos ha mantenido a salvo que, en estas vacaciones y sobre todo a su retorno, refrendemos el compromiso cabal de mantenernos sanos y previniendo contagios.
En caso de tener un resultado positivo a la prueba respectiva, hay que notificar a la institución y aislarse el tiempo que resulte necesario para evitar la propagación en o hacia la institución.

Las decisiones de salud deben tomarse desde criterios de salud, no económicos o políticos; lo anterior nos permitirá tomar decisiones sensatas frente a ideas como “la Covid  ya ‘casi’ terminó”, “es hora de abrir toda la actividad económica y el activismo político” etc. Los criterios válidos para considerar son los indicadores sanitarios de vigilancia epidemiológica, cuando señalen comprobadamente que los casos van a la baja, por un periodo suficientemente amplio.
Deseamos felices vacaciones para toda la comunidad colmichiana ¡y un mejor, sano y seguro retorno!

Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 27 de marzo 2022

La situación epidémica de la Covid se podría catalogar como “en proceso de remisión”, con ya cuatro semanas a la baja en el número de contagios en el Estado de Michoacán, bastante localizados y focalizados, bajo vigilancia y control. No obstante, todavía no podemos darla por terminada. 

En el nivel mundial observamos rebrotes en China, acaso por la movilidad europea y cuasi-mundial generada por la guerra y por la relajación de precauciones que, por añadidura, con el cambio hacia el clima primaveral del hemisferio norte, se advierte ya por doquier. A ello se aúna la falta de equidad en la vacunación mundial que ha dejado amplias regiones sin la posibilidad inmediata de recibir siquiera una vacuna. Como ejemplo infortunado, la más reciente oleada epidémica causada por la llegada de la variable Ómicron, nos debería alertar de la simple posibilidad de que aún queden riesgos por venir.

La última serie de contagios en la región fue menos agresiva y causó menos afecciones graves que requirieran hospitalización o fueran letales. Ello se debió a la cobertura de vacunación entre la población local y al acatamiento y respeto de las medidas sanitarias básicas: usar cubrebocas en ambientes cerrados y en casos de aglomeración, respetar el distanciamiento y uso de gel o lavado de manos, entre otras medidas que nos brindaron protección contra la COVID-19.  

Sin embargo, el virus ha seguido presente y circulando comunitariamente, dispersado por los continuos movimientos de nuestra población. En este contexto, pareciera que hay una relativa “calma” en la condición epidemiológica local y regional. No obstante, en lugar de confiar ilusoriamente en que la pandemia terminó, es preciso guardar todavía las precauciones y cuidados, por tres motivos principalmente:  

  • Porque las personas con sintomatología leve o mínima muy probablemente serán renuentes a practicarse pruebas diagnósticas con motivo del hartazgo causado por tantos meses de pandemia. 
  • Porque el desmantelamiento inminente de los módulos de triaje y la reconversión de las unidades médicas de atención Covid, puedan generar entre ambos el retraso en la identificación, diagnóstico, certificación y atención de contagios y, de ahí, se pueda reiniciar de manera inadvertida otro repunte epidémico. 
  • Porque al coincidir en esta temporada de vacaciones, el aumento en la movilidad por las salidas de recreación a balnearios y playas, con el fastidio y cansancio acumulado por los confinamientos y restricciones, puede llevarnos a la total desestimación de riegos e, involuntariamente, a una quinta oleada. 

Si sales de vacaciones, no olvides las precauciones. Al regreso, si observas síntomas, mantente en observación y comunícalo a las autoridades.  
Todos estos meses de cuidados merecen que tengamos precaución por un rato más. Salgamos con nuestra comunidad y familias incluidas bien librados de este proceso pandémico. Lejos de disminuir las precauciones, hay que reforzarlas. 

Comisión para el regreso a una nueva normalidad 

 

Comunicado 12 de marzo 2022

Llegar a este momento a pesar del reto de una pandemia de dimensiones e impacto imprevisible, es motivo de celebración: gracias al esfuerzo de toda nuestra comunidad hemos logrado sortear la situación con mínimas afectaciones. En el camino hemos perdido cosas irrecuperables, seres queridos, espacios de convivencia, es cierto, pero también acumulamos aprendizaje, ejercitamos una corresponsabilidad solidaria, interiorizando hábitos y generando nuevas prácticas que habrán de servirnos para lo que pueda acontecer en el futuro.

La actual situación epidémica reportada por las autoridades federales y estatales, y específicamente en los municipios que acogen nuestras sedes académicas, parecen ser buenas: hay una notable disminución de contagios intracomunitarios, baja letalidad en los casos, incluso los decesos ya son excepcionales. Sin embargo, esto no ha terminado, por lo que debemos mantener la alerta sobre la evolución de la situación y, sobre todo, mantener la observancia estricta de los protocolos preventivos al interior de la institución como estrategia para evitar situaciones de riesgo.

Al retornar de manera paulatina las actividades institucionales presenciales, seguramente tendremos la necesidad de socializar cercanamente con colegas. No obstante, en esta nueva etapa insistimos en la importancia de la corresponsabilidad con que debemos afrontar este “aprender a andar otra vez”, conservando las distancias precautorias, limitando el contacto físico como ejercicio consciente para protegernos a nosotras y nosotros, a colegas y también a la familia y seres queridos que nos esperan en casa.

Por el momento y en las siguientes semanas, es fundamental mantener las prevenciones anticontagio, en especial en las áreas públicas y de tránsito, para lograr una modalidad de convivencia segura. También habrá que estar al pendiente de cómo evoluciona la situación, sin confiarnos ni pensar que la pandemia terminó. Esperemos que así sea y que vayamos enfrentando de manera segura cada etapa del retorno a la normalidad, confiando en que el cumplimiento de los protocolos sanitarios, aunado a las estrategias de planificación que la institución está implementando para la distribución y uso de espacios, constituyen mecanismos eficaces para construir un escenario de retorno saludable. 

Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 01 de febrero 2022

El papel de esta Comisión es ofrecer recursos y elementos de análisis a las autoridades y a los miembros de la comunidad, como insumos para la implementación de estrategias adecuadas para la prevención y contención de los contagios de la Covid-19. De ahí que nuestros comunicados pretenden compartir con la comunidad la información analizada, considerada relevante para la vida cotidiana y para la toma de decisiones.

En ese marco, y como primer comunicado del año, les compartimos lo siguiente. El repunte de contagios de la Covid-19 en el país es muy preocupante. No obstante, de acuerdo con la evidencia médico-científica que tenemos, las medidas preventivas que ya conocemos nos protegen en lo personal, lo familiar e incluso en el entorno comunitario.

Les recordamos los principales síntomas de las cepas más comunes del virus:

  • La primera cepa: afectación respiratoria con tos, pérdida del olfato y/o gusto y otros síntomas menores inconstantes
  • Delta: disminuyó la incidencia de signos respiratorios, pero provocó náusea, vómito y diarrea, malestares inespecíficos y dispersos que causaban confusión en la sospecha clínica 
  • Ómicron: podría ser más contagiosa, aunque menos agresiva en sus manifestaciones signo-sintomatológicas: cansancio extremo, dolores corporales, dolor de cabeza persistente pero no intenso, dolor retro-ocular y conjuntivitis, picazón en la garganta, fiebre baja (que bien podría pasar por febrícula ligera), sudoraciones nocturnas. En algunos casos NO presenta tos; pocas veces pérdida de olfato o del gusto y la afectación respiratoria es –en ausencia de comorbilidades– poco frecuente o casi inexistente. 

Tal cuadro de afectación tan leve (confundible con un simple resfriado estacional común), aumenta su potencial contagioso. Las personas no creen estar enfermas, no guardan precauciones de confinamiento y menos de aislamiento, prosiguen con sus rutinas de mayor contacto familiar, laboral y social. Si se practican un estudio diagnóstico, con frecuencia se dan cuenta que son positivos a Covid. Sin embargo, casi asintomáticos, tras varios días de evolución, han dispersado el virus.

Si bien afecta levemente a personas jóvenes y sanas, Ómicron es capaz de re-infectar a quienes ya han superado una infección previa e infectar a cualquiera aún con esquema de inmunización completo, sin distingo de tipo o marca de vacunas. Es igualmente capaz de llevar a un paciente no inmunizado, o muy susceptible o con comorbilidades previas al estadio de gravedad con requerimiento de asistencia ventilatoria continua e incluso provocarle la muerte.

Por lo anterior, insistimos en las recomendaciones pertinentes que deberíamos observar y cumplir hasta que descienda esta escalada de contagios, a saber: 

  • ante cualquier síntoma sospechoso de infección por Covid, acudir a consulta y practicarse una prueba diagnóstica; 
  • en caso de diagnóstico positivo, aún con signo-sintomatología mínima, mantener la indicación de confinamiento y las medidas precautorias para no ser causa de dispersión del contagio; 
  • vacunarse, completando las dos dosis y (cuando sea el caso) recibiendo la de refuerzo; 
  • continuar con el uso de mascarillas eficientes, en todo momento en todas las áreas públicas; 
  • ventilar ambientes cerrados;  
  • guardar el distanciamiento social preventivo en el tránsito y estancia por áreas y medios públicos; 
  • evitar reuniones de convivencia en lugares cerrados –y aglomeraciones masivas multitudinarias– especialmente con personas NO vacunadas o que NO viven en el mismo hogar; 
  • evitar cualquier aglomeración de más de cinco (5) personas, manteniendo aún ahí el distanciamiento preventivo; 
  • evitar reuniones tumultuosas y de cercanía (bares, antros discotecas, cantinas, fiestas y celebraciones no-familiares) donde la desinhibición provoca contactos desprotegidos; 
  • extremar precauciones y medidas de protección para personas con comorbilidades de riesgo: obesidad, diabetes, hipertensión, cardiopatías, insuficiencia renal o cualquier condición de inmunocompromiso, ya que son más vulnerables y susceptibles al contagio por el SarsCov-2 y doble o triplemente más propensos a desarrollar cuadros severos, con requerimiento hospitalario, ventilatorio y mayor riesgo de deceso; 
  • proseguir con las medidas elementales de limpieza e higiene, lavarse frecuentemente las manos, usar gel repetidamente al ingreso o salida de comercios, negocios u oficinas, mantener la sana distancia y el uso correcto del cubrebocas. 

NO repitamos la cadena de conductas de riesgo de las pasadas escaladas que nos llevaron a innumerables contagios, afectaciones, clausuras y confinamientos. Ciertamente, con la vacunación –que ya casi llega al total de la población posible de ser inmunizada–, protege sobremanera para que, en caso de infección, la gravedad sea menor y no se presenten complicaciones que ameriten atención hospitalaria o en Unidades de Cuidados Intensivos, como se ha visto actualmente; pero, aunque excepcional, el peligro de complicaciones y gravedad siempre existe.

Cumplamos con todas las medidas de protección, acatemos las indicaciones de resguardo preventivo cuando las autoridades de la institución lo indiquen. Hazlo por ti y por tu familia. 

Atentamente, 
Comisión para el regreso a una nueva normalidad. 

 

Comunicado 29 de noviembre 2022

Estamos en un momento crítico en el comportamiento del Covid y de las personas. Existe una sensación de que la pandemia casi remitió por completo, que es pertinente levantar todas las restricciones y abandonar las medidas de control y protección. Nada más lejano a la realidad: estamos en un punto de inflexión en que, si abandonamos las medidas, nos exponemos a acrecentar el riesgo e incrementar, otra vez, el número de contagios y decesos como ocurrió el pasado invierno como resultado de la socialización desprotegida, el movimiento de personas por diferentes motivos, los festejos y reuniones. A lo anterior aunemos la “sensación de seguridad” derivada del bajo registro de casos en las estadísticas y del aumento de personas vacunadas. Todo se conjuga para crear la ilusión de que vamos saliendo de la pandemia.

Si bien la vacunación nos brinda mayor rango de protección, recordemos que no brinda inmunidad total, como lo demuestran los casos reportados de contagio en personas vacunadas. En cuanto a las cifras, no perdamos de vista lo que está sucediendo en Europa y otras partes del mundo en una nueva oleada que los está llevando incluso a cancelar, otra vez, la vida pública. Los indicios que comienzan a aparecer en nuestro país señalan también un posible repunte de casos. En realidad, pareciéramos estar en un impasse, una breve calma en el medio de la tormenta.

Institucionalmente, con la participación del personal, que acata las medidas y cumple los protocolos, hemos podido proteger a la comunidad del Colmich. El que nuestros centros de trabajo se mantengan libres de Covid es el resultado del esfuerzo colectivo: cada quien ha aportado su grano de arena. No obstante, conviene no bajar la guardia y mantener los protocolos de protección como un estilo de vida cotidiano. Así conservaremos la seguridad y la protección hasta saber qué procede en cuanto a refuerzos de vacunación y disponibilidad de más y mejores medidas preventivas y curativas contra el Covid.

Protegerte es proteger a todos. Aplica las medidas en tu casa, en la calle, en el trabajo y a donde vayas.

Comisión para el regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 29 de octubre 2022

El año pasado, al ser declarada la emergencia sanitaria por causa de la Covid-19, se suspendieron las actividades laborales consideradas no esenciales y se implementaron estrategias como la disculpa asistencial, el trabajo a distancia, la flexibilidad laboral y la aplicación de un protocolo institucional de protección y control de riesgos. Desde entonces a la fecha, en El Colegio se implementan medidas para el personal cuya presencia en las instalaciones de ambas sedes es imprescindible: alternancia horaria, uso de cubreboca, distanciamiento físico y demás medidas precautorias indispensables para la seguridad y el cuidado de su salud. De la misma manera, se aplica un protocolo de detección de riesgo para ellos y las demás personas que por algún motivo requieren ingresar a las instalaciones.

La implementación puntual del protocolo preventivo anticontagio, la identificación, rastreo y seguimiento de casos posibles de riesgo, la aplicación de confinamiento y clausura temporal en situaciones concretas de alerta, han dado sus frutos. Hemos rastreado, limitado, contenido y atendido los posibles casos, por lo que hasta el momento ambas sedes están libres de infección por Covid-19. Es importante reconocer que todas estas estrategias han permitido cumplir a cabalidad y sin interrupciones con las actividades sustantivas del Colmich: la docencia, la investigación y la divulgación del conocimiento.

Como Comisión que ha dado seguimiento permanente a la situación epidemiológica al interior de la comunidad, consideramos que cuando las autoridades emitan la indicación oficial sobre el regreso a las actividades escolares y académicas en todos los ámbitos y niveles educativos, deberá realizarse con las precauciones y la seguridad necesarias. Las autoridades de el Colegio han dado la pauta para habilitar, gradualmente, algunas actividades presenciales en las instalaciones, con aforo limitado y asignando lugares específicos. Es importante recalcar que, especialmente en este escenario de retorno gradual a algunas actividades, las estrategias de prevención y cuidado siguen siendo fundamentales: el control-verificación-registro de ingreso, la sana distancia, el uso permanente de cubrebocas en áreas comunes, el lavado constante de manos, aunado, todo lo anterior, a la limpieza y desinfección de áreas. También vale la pena insistir en que, para que todas estas medidas resulten efectivas, se requiere de la colaboración, compromiso y corresponsabilidad de todas y todos los miembros de la comunidad.

Cuando las autoridades determinen el retorno a las actividades presenciales y las condiciones de la pandemia lo permitan, se hará de manera paulatina, con un modelo flexible, dinámico, multisituado, que incluya las adecuaciones acordes con la dinámica laboral de la institución, para garantizar, en lo posible, la seguridad de todas y todos. Mientras tanto, siguen vigentes todas las acciones sanitarias implementadas desde el inicio de la pandemia, y más ahora que se acerca la temporada invernal, el previsible incremento de afecciones estacionales, y la proliferación de fiestas y reuniones de fin de año en las que será importante no bajar la guardia. Protegerte es proteger a todas y todos.

Atentamente,

Comisión para el regreso a una nueva normalidad, 29 de octubre de 2021.

 

Comunicado 15 de octubre 2022

Las cifras en torno a la pandemia parecieran decrecer en el mundo, así como las noticias al respecto. A continuación, aparecen algunos componentes relevantes de la situación actual, que nos permiten seguir reflexionando y atendiendo el fenómeno:  

  1. Muchas personas con Covid-19 asintomático no se realizan la prueba y ni siquiera se autoaislarán ni observarán precauciones anticontagio. Sus síntomas no coinciden con los mencionados en la actual guía de salud pública. Son los casos preocupantes; la alternativa es la inasistencia a los centros de trabajo y dar días de confinamiento expectante, hasta tener un diagnóstico certero. 
  2. Se ha confirmado que hay siete síntomas cardinales de inicio que pudieran considerarse como “predictivos” para dar positivo a la infección y comprobación con prueba de PCR:  
    1. pérdida o cambio de olfacción (anosmia o parosmia) 
    2. pérdida o cambio de sabor (ageusia) 
    3. fiebre 
    4. nueva tos persistente 
    5. escalofríos 
    6. pérdida de apetito 
    7. dolores musculares. 
  3. Persiste la controversia sobre someter a confinamiento a personas con cualquier síntoma respiratorio (pues podría ser una simple gripa, influenza, faringoamigdalitis infecciosa, reflujo o hasta una leve alergia estacional). La recomendación es que mientras no haya un diagnóstico confiable, es preciso el confinamiento expectante y la inasistencia al trabajo y a la vida social. Esa es la única garantía para identificar los casos verdaderos de los aparentes y cortar eficientemente la cadena de contagio. 
  4. La auto-notificación responsable para disculpa e inasistencia al trabajo hasta obtener una comprobación de salvedad o de sospecha para una infección por Covid-19, nos ha dado resultado en los casos de infección del personal (mismas que siempre han sido fuera de las instalaciones). También ha evitado ser causa de difusión de contagios al interior de la institución en infecciones activas. Las que acá han ocurrido, se han producido en el ambiente externo al Colegio, por el aumento de riesgo de contagio comunitario que prevalece y aún repunta por momentos en el ambiente local y regional. 
  5. Ningún sistema precautorio es completamente infalible, pero la doble ‘comprobación’ del estado de salud (antes de salir de casa y al ingresar a la Institución), junto con la férrea observancia interior de medidas higiénico-sanitarias y precautorias (distanciamiento y restricción de cercanía y contacto interpersonal), han reducido las posibilidades de contactos de riesgo y contagios. Las medidas exhaustivas de limpieza-desinfección de espacios, productos y materiales ingresados, así como diferir los horarios de labores para intendencia, también han contribuido a evitar infecciones. 
  6. Otro gran ejemplo para proseguir las actividades y funcionalidad del Colegio, han sido las acciones de la biblioteca, tales como el oportuno préstamo y retorno seguro de materiales bibliográficos; a pesar de las estrictas limitaciones de aforo con que se tiene que lidiar, su función y servicio nunca se han suspendido del todo. 
  7. Dentro de lo posible, se ha privilegiado el mantenimiento de entornos seguros, aún en los casos de clausura temporal preventiva por amago de extensiones de contagio. El rastreo exhaustivo de contactos de riesgo posible, los confinamientos expectantes y el seguimiento y vigilancia de casos positivos, sospechosos y aún dudosos, ha resultado en el resguardo a la salud comunitaria.  

Aún no es el momento de bajar la guardia y desmantelar el sistema precautorio de vigilancia, rastreo, confinamiento y atención expedita y oportuna de infecciones y casos sospechosos. Las demás medidas higiénico-sanitarias y de distanciamiento, tampoco pueden ser abolidas hasta que el nivel de inmunización alcance casi al total de la población, y la ocurrencia de infecciones, contagios y complicaciones sea tan excepcional que podamos considerar superada la pandemia.

Sin embargo, pronto será – y así lo ha adelantado la Autoridad Federal – el completo retorno a las actividades laborales y académicas. No obstante, los protocolos y prácticas preventivas no deben se desmantelados del todo, sino que deberán adecuarse proporcionalmente al aumento del aforo, a la concurrencia creciente pero regulada y a la siempre posible condición epidémica de repunte de la situación de alarma.

Celebramos lo hasta aquí logrado, pero con la prudencia necesaria para que quienes formamos la Comunidad Colmich, muy pronto celebremos el retorno a nuestras instalaciones y actividades presenciales, integrando las transformaciones que sean pertinentes para la prevención de cualquier contagio.  

Atentamente, 

Comisión para el retorno a una nueva normalidad. 

 

Comunicado 24 de septiembre 2022

Llevamos alrededor de 18 meses aprendiendo a convivir con situaciones inéditas debido a la proliferación de uno de tantos virus con los que interactuamos cotidianamente, que resultó peligroso y hasta fatal para nosotros y para el modo habitual de convivencia social. En estos meses hemos cambiado muchos de nuestros hábitos cotidianos; prácticamente podríamos afirmar que no hay quien no lo haya hecho. Sin embargo, el cambio más importante pareciera ser el de nuestro punto de vista, de nuestra concepción de lo que somos como seres humanos y como comunidad del ColMich.

Es tiempo de recuperar todos los aprendizajes que hemos logrado, los hábitos que hemos cambiado e inventado para protegernos y para proteger a los demás, los hechos en los que no habíamos reparado, los lazos afectivos con quienes nos rodean, como por ejemplo, nuestra relación con los otros, a quienes guardamos afecto, pero ahora también una prudente distancia, transformando drásticamente nuestros vínculos con otras personas.

No obstante, el aprendizaje parece no terminar, sino intensificarse, en la medida en que se aproximan fechas donde las fiestas y los reencuentros (incluso con quienes viven fuera del país) están a la vuelta de la esquina, en una temporada acompañada por el descenso de la temperatura ambiental y por las enfermedades estacionales como la gripe y la influenza. Si a ello agregamos la falsa seguridad que en algunas personas ha producido estar vacunados, ignorando que eso no nos da inmunidad absoluta, el escenario de posibles contagios se ve reforzado.

En esta Comisión, no sólo estamos revisando el protocolo bajo el que hemos actuado durante estos meses, sino actualizándolo. También estamos considerando las recomendaciones de las Autoridades, así como los datos epidémicos cambiantes de la región, todo ello con la finalidad de ajustar las pautas y procedimientos necesarios para garantizar las condiciones de seguridad que hasta la fecha han permitido que al interior del ColMich nos mantengamos libres de contagios.

Por tanto, hasta el momento NO están dadas las condiciones que nos permitan el regreso presencial completo a las instalaciones del Colegio, sino que continuaremos con el esquema de trabajo que hasta el momento hemos tenido. Solamente ingresará a las instalaciones aquel personal cuya labor así lo requiera, previa notificación y autorización de las autoridades del Colegio; el resto seguiremos trabajando desde nuestros domicilios.

El cuidado de la salud –en este y en todo caso– implica no sólo la previsión de estar libres de enfermedad o dolencia (por ejemplo, del contagio de Covid-19 o superarlo si ya se ha padecido), sino los cuidados y precauciones necesarias para preservar también la salud psico-emocional integral, y generar un ambiente laboral, familiar y comunitario armónico y solidario, que permita continuar y alcanzar las metas y fines personales, laborales y existenciales que cada uno se haya propuesto en la vida. A ello, también podemos y debemos contribuir entre todos, con respeto y consideración por los demás.

Finalmente, exhortamos a continuar con todas las acciones de prevención y desinfección, con las prácticas de distanciamiento, evitando aglomeraciones y hacinamientos. No es tiempo de bajar la guardia, sino de anticipar lo que pueda suceder en la temporada invernal entre cambios de temperatura, fiestas, vacaciones y reencuentros interpersonales. Cada vida vale más que una fiesta, un abrazo o un descuido. 

Atentamente, 

Comisión para el regreso a una nueva normalidad 

 

Comunicado 10 de septiembre 2022

Ante la inminente vuelta a clases presenciales es oportuno reforzar las prácticas que nos han permitido llegar hasta donde estamos:

1. La eficiencia de las vacunas radica en que, dado el caso de infección, no sea de gravedad ni nos ponga en peligro de muerte. Con las precauciones adecuadas, el riesgo de contagio con los hijos asistiendo a la escuela debe ser menor incluso para los profesores y personal escolar que los atiendan en los planteles, por la reiterada prevención activa en que están inmersos y concientizados en la enseñanza y en las labores preventivas y de control.

2. Si bien conviene un diagnóstico de las necesidades escolares y comunitarias para el aprendizaje en situación de cuidados anti-pandemia, en su mayoría las pautas y directrices están ya dadas: el regreso escalonado, discontinuo, alterno, con aforo controlado, verificación de ingreso y observancia obligatoria de medidas preventivas y de protección. Además, se tiene en cuenta la situación epidemiológica local, que puede cambiar repentinamente, así como la aplicación de los procedimientos de alerta al detectar algún contagio.

3. Aquello que se realiza en las escuelas también se debe aplicar en los hogares, o sea las medidas para prevenir la infección: verificación del estado de salud previo al salir de casa y al ingreso escolar, uso de cubrebocas, lavado de manos y uso de dispensadores de gel, estornudo ‘de etiqueta’, evitar el saludo con contacto corporal, rehuir las aglomeraciones, uso de tapetes de desinfección, ventilación profusa y adecuada. Una vez interiorizados los hábitos y reiterada la normativa, los pequeños podrían ser los mejores guardianes de su cumplimiento, claro, si el ejemplo de los padres y mentores lo refuerza y ejemplifica.

4. Es indispensable mantener un vínculo de comunicación permanente y ágil entre los Servicios de Salud, Autoridades Educativas y la Comunidades Escolares (en este caso, los padres a quienes dirigimos estos consejos e indicaciones), para coordinarse en la toma de decisiones relacionadas con el acontecer epidémico local y escolar, para manejar información y decisiones como cuándo considerar a una persona “contacto sospechoso”, cuántos son los días de infectividad de las personas antes de comenzar síntomas, cómo decretar una alarma, por qué instituir una suspensión de actividades e iniciar un rastreo de contactos, cuándo y con quién solicitar asesoría y auxilio profesional para realizar análisis y rastreos epidemiológicos.

5. No hace falta insistir en el cuidado de la salud integral de los escolares, no sólo del Covid sino de todo lo demás: del riesgo de adquirir infecciones respiratorias y digestivas, del dengue y la tifoidea, de las llamadas Enfermedades Propias de la Infancia, de que tengan completo y bien actualizado su esquema de vacunación y, elemental, del cuidado para evitar accidentes, lesiones y traumatismos en el trayecto y en la propia escuela.

Este virus nos ha enseñado que la incertidumbre es parte de nuestra vida, que es preciso aprender a vivir con ello y que podemos recurrir a las evidencias disponibles para tomar decisiones importantes. Lo mejor que podemos hacer por los niños que volverán a la escuela, es rodearlos en todas partes –el hogar y la escuela–, de adultos que estén vacunados; además, que todos usen todos los equipos y medios de protección y prevención indicados y de demostrada eficacia preventiva.

Para finalizar, si sabes de alguien que de una forma u otra está atravesando por la situación COVID, la discreción, el respeto y la solidaridad son tan fundamentales como las que quisieras que los demás tuviéramos para contigo y tu familia si ese fuera tu caso.

Hay que insistir en conservar la vida y disfrutar de la salud, aún en medio de la pandemia, y en lo imperioso de conservar lo logrado. Continuemos preservando la salud, la integridad y la vida. Continuemos aprendiendo de los procesos que esta situación ha generado.

Para finalizar, hacemos un exhorto a ser discretos, respetuosos y solidarios con las personas que enferman de COVID. Creemos que todos merecemos un trato digno, independientemente de cuál sea nuestra condición de salud, del mismo modo que lo deseamos para nosotros mismos y nuestras familias. La comisión seguirá rigiéndose en esos mismos principios: discreción, respeto y solidaridad. 

Atentamente, 

Comisión para el regreso a una nueva normalidad. 

 

Comunicado 27 de agosto 2022

Ante el evidente incremento de casos de la variante delta, es preciso aclarar que ninguna vacuna contra Covid-19 ofrece una protección del cien por ciento. No obstante, tienen un nivel de protección notable para que las personas no sufran gravemente la enfermedad, ni evolucionen hacia hospitalizaciones y muertes (excepto que tengan comorbilidades y complicaciones severas adicionales).

La mayor contagiosidad de esta variante, aunada a la relajación comunitaria de las medidas de precaución y a la inobservancia de la portación de cubrebocas en el entorno social, aumenta la posibilidad de un contagio inadvertido.

Por otra parte, las infecciones post-vacunación a últimas fechas también se han incrementado. Por ello, mientras más personas se pongan en contacto (cercano, prolongado, y/o desprotegido), más riesgo tienen de adquirir el virus. A mayor cercanía, hacinamiento y menores cuidados, más riesgo de contagio. Evita las aglomeraciones. Es fundamental el uso estricto y continuado del cubrebocas en todo lugar de estancia y tránsito.

Un amigo o familiar vacunado que acuda a lugares abarrotados o que viaje a un punto de muchos contagios de Covid, es un riesgo más grande que alguien que evite las multitudes y pase la mayor parte de su tiempo con personas vacunadas, guardando los protocolos de protección y distanciamiento. Pasar tiempo con grupos más pequeños de amigos vacunados y cuidadosos implica menos riesgo; aun así, debes considerar con quiénes conviven. Por supuesto, el riesgo es mayor, saliendo y socializando estrechamente con personas no vacunadas.

Ante la sospecha sintomática o la notificación de contacto infectante, urge acatar el protocolo específico: no asistir a tu trabajo hasta tener certeza diagnóstica, aislarte en casa preventiva y expectantemente, acudir o consultar con tu servicio médico de adscripción para recibir indicaciones y para corroborar cuándo es el momento adecuado de practicarte una prueba diagnóstica comprobatoria, notificar a todos tus contactos con quienes estuviste en el periodo previo susceptible de haber sido contaminante, participar en el rastreo sistemático de riesgos de contagio para atajar la cadena de trasmisión; es importante identificar y limitar el contagio intrafamiliar y de convivientes, así como procurarse atención y diagnóstico certeros. Hay que atenderse médicamente hasta la resolución de la infección, el periodo de convalecencia y obtener la certificación de inocuidad, antes de reincorporarte laboral y socialmente a las actividades habituales.

Posteriormente se compartirán en el sitio Covid de la página del ColMich, los videos de las acciones de desinfección que habitualmente se realizan. A continuación, aparecen dos infografías para ser compartidas con tus contactos.

Atentamente,  

Comisión para el regreso a una nueva normalidad 

 

Comunicado 20 de agosto 2021

En estas segunda y tercera semanas de agosto, el repunte de contagios reportado en los medios oficiales, en la región y el estado, es considerable al igual que en el resto del país. Hemos visto en nuestro entorno cómo la magnitud se va incrementando y es realmente preocupante. Es preciso tener claro que el riesgo de adquirir la infección y ser vehículo de trasmisión para los demás, aún es latente. Consideramos imprescindible mantener y reforzar las estrategias preventivas y de protección personal e institucional, por lo que les insistimos en su observancia puntual.

Si seguimos todas las medidas precautorias y sanitarias ya conocidas, aun cuando haya una transmisión muy alta en el lugar que vivimos, los contagios se pueden mitigar. Hasta hoy, la gran mayoría de las y los colmichianos que tienen que asistir de manera presencial dentro del Colegio, han podido realizar su trabajo y no han presentado síntomas de contagio. Tampoco han necesitado hacerse “pruebas rutinarias de control” por haber tenido un contacto de riesgo; cuando ha sido así, la aplicación del protocolo de aislamiento-confinamiento expectante y atención en caso necesario, ha limitado y cortado las posibles cadenas de contagio. Puede ser que, en un momento dado, lleguemos a tener una situación de riesgo, contaminación y contagios, pero aplicaríamos el sistema de reporte, vigilancia y rastrero que hasta ahora ha resultado.

Por otra parte, les informamos que se planea optimizar más los controles de acceso y la vigilancia del estado de salud de todos los asistentes al Colegio, con medios y procedimientos no invasivos, señalización de flujos de acceso y circulación, y registros de estancia y movilidad para facilitar el rastreo de contactos cuando esto se haga necesario. Sabemos que ello causa cierta incomodidad, pero la intención es mantener nuestros espacios libres de contagio.

Finalmente, mientras no haya una indicación oficial contraria, seguiremos trabajando como hasta la fecha. No olvidemos las medidas de protección, estar vacunados, usar cubrebocas aunque estemos vacunados y socializar responsablemente tomando las precauciones adecuadas de con quién, con cuántos nos reunimos y durante cuánto tiempo.

Si tienes que venir a trabajar al Colegio, optimiza tu tiempo-espacio: has sólo los recorridos indispensables, mantén la sana distancia, que tus encuentros duren solo el tiempo necesario para resolver los temas del trabajo.

Cuidarte es cuidarnos, es un asunto de conciencia.

Atentamente,

Comisión del Regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 30 de julio 2021

Es evidente que las cifras actuales de la epidemia a nivel nacional y regional se están incrementando. Si bien las afecciones son menos agresivas y letales, y hay suficiente capacidad y disponibilidad hospitalaria para atender a todos los casos, aún no hemos alcanzado la fase crítica de contagios de esta tercera ola.

La reciente experiencia de un amago de contagio al interior del Colegio, que activó los protocolos preventivos de contención y nos obligó al cierre temporal y a la ejecución de medidas precautorias, nos pone en alerta otra vez y nos demuestra que el riesgo sigue siendo real. Afortunadamente se logró identificación, rastreo y contención oportunos, lo que demuestra el adecuado funcionamiento del protocolo preventivo y de seguimiento institucional con el que, hasta ahora, se ha podido atajar con éxito el riesgo de un brote masivo y su dispersión descontrolada. Ello pone en evidencia que es indispensable continuar con las medidas de control, verificación y cuidado, para proteger la salud y la integridad de todos en nuestra comunidad, mismas que te sugerimos mantengas en casa.

Gracias a la participación de todos los miembros de nuestra comunidad y al acatamiento de medidas y regulaciones, la situación del Colegio, al momento, es comparable a la de una burbuja de seguridad por lo riguroso de la observancia y el obligado cumplimiento de las medidas sanitarias de prevención a su interior. Más allá del riesgo de simplemente transitar por la ciudad, asistir al supermercado o salir en plan recreativo, para todos quienes por razón necesaria deben asistir a laborar al Colegio –y para todas sus familias que se quedan en casa, esperándolos–, es que la estrategia preventiva y de contención tiene su objetivo: protegernos, porque además nos reditúa certeza y tranquilidad.

Por ello mismo, el Colegio ha cumplido con su función sustantiva; ello ha sido posible gracias al esfuerzo que realizamos unos y otros de diferentes modos: con asistencia escalada, laborando desde sus casas, sorteando limitaciones e inconvenientes, adaptando, innovando o conteniendo procesos y pautas de trabajo y creatividad. Por supuesto que ello implica muchas molestias e inusuales constricciones y regulaciones; pero a pesar del precio, se ha mantenido en control y seguridad, y se sigue cumpliendo con los objetivos finales a que está dedicada la institución.

De momento, no habrá un retorno laboral presencial sino hasta que hayamos recibido la notificación de las autoridades correspondientes.

Sugerimos a los miembros del colectivo Colmich, en caso de salir fuera de la ciudad (por cualquier motivo, profesional, laboral, personal o recreativo incluso) antes de reintegrarte al Colegio:

  • quédate  en casa al menos por “el periodo de ventana” (5 a 7 días) en lo que se pueda manifestar un posible contagio
  • y realizarte la prueba de Covid

Atentamente, 

Comisión del Regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 16 de julio 2021

A la comunidad Colmichiana

Como habíamos previsto en las semanas anteriores, hay un repunte en los contagios. Probablemente algunas de las causas sean la relajación de las medidas de precaución y confinamiento en pos de la recuperación económica, el enfado de la población después de tantos meses de restricciones, la ilusoria sensación de que con la vacunación se había vencido a la pandemia. Lo cierto es que hay un rápido ascenso epidémico quizás por la mayor virulencia de la cepa delta que comienza a ser dominante. Hasta el momento no se observa al parejo un crecimiento desmesurado de las hospitalizaciones graves ni de las defunciones. 

Sin embargo, hay que hacer dos consideraciones al respecto: primera, que las cepas emergentes –en especial la delta– poseen más capacidad de contagio y mayor rapidez de diseminación; y, segundo, que están enfermando –aunque no de gravedad severa ni peligro de muerte– muchas personas que ya estaban previamente inmunizadas. Esto nos lleva a la necesidad de retomar las medidas preventivas que nos protegieron recién y casi abatieron la escalada de contagios, afección y muertes.  

Por ello, es preciso conminar a toda la comunidad de nuestra institución a seguir cumpliendo las medidas de prevención y sanitarias que, comprobada su eficacia, nos han mantenido relativamente a salvo como grupo. Muchos contagios ahora ocurren precisamente en personas que ya recibieron incluso la segunda dosis de vacunación, lo que presupone en general mejores expectativas de solución y alivio; sin embargo, hay casos con afectaciones a la salud y riesgo de perder la vida. 

Al interior de la Institución continuaremos con las acciones para controlar los riesgos de contagio y diseminación; se seguirá promoviendo y reforzando cuanto sea necesario. También se proseguirán los protocolos de exigencia de confinamiento para casos sospechosos y de rastreo de contactos de riesgo, para casos confirmados. 

Por otra parte, circula en los medios información alarmante y prejuiciada sobre las vacunas, su efectividad y posible requerimiento de “dosis de refuerzo”, de su validez para ser aceptadas en viajes a ciertos países del extranjero, de alguna combinación entre ellas para lograr protección efectiva y duradera a largo plazo. Nada de ello es, al momento, cierto y verificable; por lo que es importante sólo recurrir a la información de fuentes oficiales confiables (OMS, a OPS y la que emita el Gobierno Mexicano a través de la Secretaría de Salud). 

Finalmente, informamos que las autoridades del Colegio, con apoyo de las Coordinaciones de los Centro de Estudios, el Comité de Biblioteca y de esta Comisión, se encuentran trabajando en la determinación de mecanismos que mejoren el acceso al material bibliográfico de la Biblioteca Luis González, con especial énfasis en el manejo y utilización de dicho material de forma segura para todos. Si bien, es menester precisar que, por el momento, dichas instalaciones continuarán operando como hasta ahora. 

Acciones sencillas de cuidado de otros y autocuidado nos pueden salvar la vida. No bajemos la guardia. 

Atentamente, 

Comisión del Regreso a una nueva normalidad

 

Comunicado 2 de julio 2021

A la comunidad Colmichiana

La pandemia del Covid-19 no ha terminado. Estamos caminando de una remisión de contagios hacia un repunte notorio en ciertos estados (CDMX, BCS, TAB, QR y YUC). De hecho, en el nivel regional hay reportes de contagios y decesos de personas que ya habían sido vacunadas. 

De ninguna manera es el momento de relajación e incumplimiento de las medidas precautorias al ingreso y en la estancia dentro del Colegio. Por el contrario, es preciso insistir en que todavía no deben relajarse dichas medidas, incluso en los entornos familiar y social aparte del institucional. Se nos conmina a todos a acatar el uso correcto y consistente del cubrebocas en las áreas comunes y al andar en tránsito hacia otras áreas distintas a la propia. 

Es preciso recalcar otra vez que, todas las medidas que explícitamente se informan en los carteles de ingreso, son para nuestra protección, por lo que es preciso que las acatemos. 

También se amplió el sistema de control hacia los puntos de ingreso adicional (en Zamora por el estacionamiento e igual, por la puerta posterior en el acceso por la calle Arce) y se estarán reforzando la instrucción y capacitación al personal a cargo, para que a ninguna hora se relajen las medidas exigibles de protección y cuidados y se conmine a los remisos. 

Otro punto crucial es, la necesidad de ser solidarios con el personal de vigilancia, mostrándoles respeto y toda la consideración que por su encargo merecen. Al cumplir la tarea que se les ha asignado para cumplir el protocolo de seguridad, están ayudando a protegernos. 

No está por demás, insistir: 

  • correcta portación del cubrebocas al interior del Colegio, que es obligatorio y exigible al ingreso, durante el tránsito y estancia en áreas comunes 
  • mantener la sana distancia  
  • evitar el saludo con contacto corporal 
  • ya ubicados cada uno en nuestra propia área o espacio de trabajo, es posible prescindir del cubrebocas, pero colocárselo inmediata y apropiadamente si entra alguien a nuestro espacio confinado (que, por obviedad de la misma razón, llegarán portando apropiadamente el suyo) y mantenerlo colocado ambos o todos en tanto dure la reunión de cercanía [excepto, claro, si se atiende al público detrás de una mampara o cristalera]. 

Es importante señalar que, esa misma dinámica debería ser observada mientras transitamos y convivimos en el entorno social, cuando vamos de compras, al acudir al mercado o los comercios, a gestiones o a cualquier otra actividad social o recreativa en el ambiente público donde haya concurrencia.

En caso de sospecha o afección de Covid-19, son medidas obligatorias:

  • la notificación para seguimiento epidemiológico  
  • no asistir al Colegio  
  • acatar el confinamiento domiciliario preventivo  
  • cooperar en el rastreo de contactos  
  • la vigilancia de la evolución de la persona afectada 
  • procurarse diagnóstico y atención en su unidad médica de adscripción. 

Se les informa, finalmente, que enseguida se estará realizando un sistema de diagnóstico para verificar la limpieza en las bibliotecas de Zamora y La Piedad, a fin de poner en marcha protocolos de limpieza y desinfección según sea requerido.

Al cuidarte tú, nos cuidas a todos.

 

Comunicado 18 de junio 2021

A la comunidad del Colmich:

En la mayor parte del país y por varias semanas consecutivas, hay una baja de contagios y de muertes por Covid-19. En el nivel local se aprecia una notoria relajación de las medidas precautorias, aunada a una generalizada creencia de que la epidemia ya cedió y lo hará aún más con el avance de la vacunación masiva que se viene realizando.

Por el momento no hay una exigencia oficial para modificar los esquemas de trabajo a distancia y escalado en que venimos laborando en el Colegio, por lo que en nuestra institución siguen siendo de observancia obligatoria las medidas del Protocolo: control sanitario de ingreso, uso de cubreboca en áreas comunes, distanciamiento interpersonal preventivo, sanitización y desinfección de áreas de trabajo y convivencia, y obligatoria notificación para seguimiento epidemiológico en caso de sospecha o afección de Covid-19. Medidas y procedimientos con que ya estamos familiarizados y que, afortunadamente, nos han dado hasta ahora resultados preventivos y de contención efectivos y fiables.

Preventivamente, la administración de la Institución está estudiando la implementación de protocolos específicos para agilizar procesos prioritarios para la comunidad académica como el préstamo de material bibliográfico. Para ello, se está consensando con las coordinaciones de Centros y responsables de área, con el fin de realizar todo de manera adecuada y segura. De continuar la remisión epidémica y la condición de semáforo verde, próximamente se estará notificando cómo y en qué condiciones y procedimientos preventivos se podrían ampliar las actividades del Colegio. Todo esto, desde luego, en estricto apego a las disposiciones emanadas por las instancias que han marcado la pauta durante estos meses, que son la Secretaría de Salud y la Secretaría de la Función Pública.

No está por demás insistir en que, a pesar de la amplia cobertura de vacunación lograda entre la comunidad Colmich, ello no es equivalente para el resto de la población general en la región. Hay sólo una fracción del total poblacional inmunizado. Con ese conglomerado interactuamos diario y tenemos contactos. Recordemos además que, la vacunación no nos hace inmunes al virus ni a la posibilidad de ser vehículo de trasmisión de un contagio. Por ello es preciso observar y respetar las medidas precautorias hasta que la mayoría de la población estemos inmunizados y las tasas de contagio sean reducidas a una expresión irrelevante.

Todavía nos quedan días de resguardo, contención y protecciones sanitarias. Es por ti, por tu familia, por la comunidad del ColMich. No disminuyamos los esfuerzos por cuidarnos.

 

Comunicado 04 de junio 2021

A la comunidad Colmichiana:

Las condiciones actuales en esta primera semana de junio, parecen indicar una remisión de la epidemia. En varias regiones los casos y defunciones van a la baja. Sin embargo, todavía corremos el riesgo de repuntes e inclusive de una nueva oleada de contagios. La disminución de las cifras también indica que el sistema de salud está más descongestionado y tiene capacidad para atender cualquier rebrote.

Con el avance de la Campaña Nacional de Vacunación anti-Covid (ahora ya inmunizando cohortes de población de 40 a 49 años) va quedado protegida una mayor proporción social. Si bien disminuye el riesgo, también ha generado la falsa sensación de que el peligro infeccioso ha desaparecido por completo, y que ya no son indispensables las medidas y cuidados preventivos.  Nada más lejos de la realidad y es urgente precisarlo: el haber sido vacunado contra el SarsCov-2 no inmuniza de manera absoluta ni de inmediato, sino que reduce el riesgo de enfermar gravemente; es decir, protege de las complicaciones de gravedad que son las que al final ponen el peligro la vida de los pacientes, pero no evita la posibilidad de infectarse con el virus SarsCov-2, de padecerlo y de infectar a otras personas.

Así que, aunque protegidos hasta cierto punto por la vacuna, aún somos personas en riesgo de padecer la infección y potenciales vehículos de contagio. Sobre todo, para aquellos que aún sean susceptibles por estar desprotegidos o por su condición específica: personas no vacunadas, menores, ancianos, inmunocomprometidos, desnutridos, enfermos crónicos, trasplantados etcétera.

Por eso, la propuesta es no relajar las medidas precautorias de sanidad, higiene y control, que seguirán siendo de observancia obligatoria, y acatadas como regulación vigente en el ColMich. Ello con el propósito de proteger del riesgo de contagio y contaminación a todas las personas que aquí laboramos. Además, es vigente la obligatoriedad de dar aviso y permitir el rastreo e investigación en todos los casos no sólo de afectación sino de la simple sospecha de estar infectado, para cortar y contener posibles cadenas de contagio.

En este momento específico, a solo unos días de que se realice la jornada electoral del 6 de junio, es imperativo informar de las medidas precautorias implementadas para realizar de manera segura el proceso de votación (En el siguiente link podrán consultarlas amplia e detalladamente las recomendaciones del INE: https://www.ine.mx/protocolo-de-seguridad-sanitaria.html)

Dichas medidas son para los votantes que acudiremos a los módulos y para el personal designado para atender a los votantes. Te exhortamos a cumplir con la obligación cívica de emitir tu voto, pero mucho más a cumplir con todas las normas higiénicas precautorias; asimismo a ser observante crítico de que las mismas sean cumplidas por todas las personas que estén presentes.

Es preciso informales que, como de ordinario en las jornadas electorales, las instalaciones de nuestro Colegio de Michoacán (en sus dos sedes), albergarán módulos de votación y, para ello, se ha dispuesto –adicionalmente a los protocolos impuestos por la autoridad–, implementar institucionalmente medidas adicionales higiénico-sanitarias, de apertura y disposición controlada de espacios sanitarios y, a la vez, de estricto resguardo del resto de las áreas. Al final de la jornada y previo a la apertura e ingreso del siguiente día laboral, se realizará la práctica protocolaria de desinfección general para garantizar la seguridad de toda nuestra comunidad.

Para facilitar el orden y evitar la descontrolada circulación de personas en áreas del Colegio más allá de las indispensables a la Jornada Electoral, se les solicita de la manera más atenta, nos abstengamos todos los colmichianos de acudir en ese día domingo de elecciones. Al retornar, e ingresar en su momento a la institución, se les sugiere hacerlo con las precauciones del caso; es decir, tener cuidado con los pisos mojados y/o resbalosos y las superficies quizá aún húmedas. Ello redundará en beneficio de todos.

Como corolario, es fundamental incorporar las medidas personales de higiene, sanidad y control, propuestas para el control y contención del Covid-19, en nuestro comportamiento diario y que los cambios deberán hacerse hábitos y su observancia consentida más que obligada.

Aparte de la inmunidad natural o por inoculación, continuemos con la higiene personal, familiar y comunitaria, cuidados preventivos, más distanciamiento y relativo aislamiento social, previsión poblacional y sanitización urbana, vigilancia epidemiológica, atención inmediata y alarma ante posibles casos sospechosos. Estas han sido hasta hoy las medidas específicas que, si bien no mantuvieron completamente a salvo e indemne a nuestra comunidad, al menos mitigaron su afectación y facilitaron su atención y contención. Han sido hasta ahora las mejores armas con las que nos hemos manteniendo a salvo, por lo que es imprescindible que continuemos protegiéndonos con ellas.

 

Comunicado 16 de abril 2021

Atento comunicado a la comunidad del ColMich:

La situación epidémica regional pareciera disminuir de acuerdo con los datos oficiales, si bien continúa habiendo casos y hospitalizaciones por gravedad y decesos. No es posible prever certeramente cuál será tendencia. En cada caso, la recomendación es no relajar las medidas precautorias y por ningún motivo tomar riesgos de contagio.

Con respecto a las vacunas, en las regiones de ambas sedes del ColMich, se está aplicando incluso la segunda dosis para inmunizar a adultos mayores. No obstante, evitemos caer en una falsa ilusión de seguridad: la vacuna no elimina el riesgo de contagio, pero sí disminuye la posibilidad de enfermedades graves en caso de adquirir el virus. Falta mucho para que el 80% de la población sea vacunada, con lo que alcanzaríamos lo que llaman la inmunidad de rebaño.

Todas las vacunas son seguras, efectivas y apenas dan molestias o síntomas secundarios y fácilmente atendibles. No son de “acción inmediata”; se requiere al menos de un periodo de cuatro a siete semanas, después de completar el esquema de vacunación, para que el cuerpo desarrolle las defensas inmunitarias que le permitirán “protegerse” en el caso de un posterior contacto con el virus. Ninguna de las vacunas evita totalmente la posibilidad de infectarse con el virus, sino que reducen el riesgo de enfermarse gravemente. NO hay que considerar que, al estar ya vacunado, se es inmune: tampoco hay garantía de que, de estar en contacto accidental o circunstancial con el virus, además pueda ser uno el vehículo de contagio para otras personas.

Por todo lo anterior, aun después de completar el esquema de vacunación, habrá que observar puntual y consistentemente todas las medidas precautorias para evitar el contagio.

En nuestra institución no relajaremos las medias precautorias de sanidad, higiene y control, que seguirán siendo de observancia obligatoria y acatadas como regulación vigente. Igualmente, la obligatoriedad de dar aviso y permitir el rastreo e investigación en todos los casos no sólo de afectación sino de la simple sospecha de estar infectado, para cortar y contener posibles cadenas de contagio, es una práctica que debemos seguir observando.

Entre más informados y conscientes seamos de la situación, sin duda mayor será la efectividad de las estrategias que al respecto se han desarrollado en el ColMich.

 

Comunicado 25 de marzo 2021

Atento comunicado a la comunidad Colmichiana

Ahora que vienen el par de semanas del periodo vacacional, exhortamos a la comunidad Colmichiana a cuidarse. Mantengamos las medidas de prevención de contagios, incluso a pesar haberse vacunado. Relajarnos y disfrutar de los días de asueto son una oportunidad para seguir cuidándonos.

No olvidemos que en nuestra región se mantienen los contagios, por lo que es preciso mantener la alerta, personal, familiar, comunitaria y social. Aunque sea salir simplemente a pasear o a lugares de recreación, recordemos que en el ambiente festivo hay mayor propensión al relajamiento, a olvidar las medidas y protocolos protectivos, a intimar más cercana y desprotegidamente con concurrentes ocasionales e incluso con desconocidos.

Además, para quienes ya recibieron la primera dosis de la inmunización Anti-Covid, la convivencia cercana que podría pensarse como “de menor riesgo” con otras personas que ya recibieron también la primera dosis de la vacuna; es desaconsejable por la colateralidad de otros riesgos que todo mundo puede inadvertidamente tener junto a una multitud de personas y en circunstancias masivas potenciales de riesgo, como pueden ser los actos religiosos o festivos con afluencia masiva y cercanía interpersonal inevitable.

Nos congratulamos que, también, ahora está empezando la compaña de inmunizaciones para personal adultos mayores en el área de La Piedad, y que seguramente muchos colmichianos la recibirán muy en breve; pero, incluso por ello, en tanto se alcanza la inmunidad protectiva y se recibe la segunda dosis, es preciso insistir en lo imperioso de mantener las medidas precautorias básicas: usar mascarilla cubrebocas, mantener la distancia protectiva adecuada con los demás en todos los espacios y momentos, evitar multitudes y espacios con poca ventilación y lavarse las manos con frecuencia.

Los grupos no inoculados seguirán estando en riesgo de contraer la infección y podrían –real y potencialmente– transmitirlo a otras personas; por eso, los expertos advierten de la importancia de mantener las medidas preventivas mientras las campañas de vacunación están en marcha.

Contamos con todos ustedes para tener un feliz e inocuo regreso del periodo vacacional, para seguir protegiéndonos entre todos, y que eventualmente podamos retomar la normalidad.

La comisión quedará al pendiente de cualquier mensaje que se nos envíe durante este periodo para darle la atención requerida. Feliz autocuidado. Felices vacaciones

 

Comunicado 22 de enero 2021

Estimados miembros de la comunidad del Colegio:

Sin duda la situación epidémica en el ámbito regional y local ha rebasado toda expectativa. Los servicios de salud de la ciudad y la región se encuentran desbordados. Estamos en un punto crítico y pareciera que los contagios no disminuirán en los próximos días, sino todo lo contrario. En nuestra pequeña comunidad parece que el número y extensión están en incremento y por tanto las medidas y controles debieran ser más estrictos y por tanto acatados con mayor rigor, si es que queremos mantener el control, por ahora a nuestro favor.

Hasta el momento El Colegio había sido afectado con amagos de contagios y contagios comprobados adquiridos en el exterior de la institución. Al interior no ha ocurrido amago alguno donde se compruebe contagio. En ello las medidas, controles, rastreos e imposición de confinamientos sin duda han mantenido una situación que consideramos "bajo control" hasta el momento. Pero el riesgo de un contacto infectante inadvertido e involuntario que pudiera afectar a uno de nosotros y escalar una cadena de contagios cada vez parece más incisivo.

Hoy más que nunca es indispensable apelar a la responsabilidad de todos y cada uno de los miembros de la comunidad Colmich. Así, en caso de presentarse un posible riesgo de contagio -ya por haber estado expuesto a un contacto sospechoso o por tener mínima sintomatología relativa- no se debe acudir al Colegio y a la vez se debe informar al responsable de su área y de vigilancia epidémica. De esta manera se puede proceder con un rastreo y por tanto aplicar las medidas de prevención-limitación pertinentes y necesarias.

Es de insistirse que todos debemos tener responsabilidad y respeto: responsabilidad en cuidarnos, cuidar a nuestras familias y cuidar a los demás entre nosotros; respeto al tomar las medidas preventivas y de protección para no exponer a los demás.

Es de reiterarse que hasta el momento no hay personal (trabajador o alumno) que haya resultado infectado al interior del colegio.

En las actuales circunstancias de dispersión académica en nuestro medio y sociedad, todos sin excepción podemos vernos expuestos a un contagio inadvertido. Pero estos riesgos de contagio sin duda son mayores si asumimos conductas y relaciones de exposición potencial: salir frecuentemente a la calle, tener contacto cercano con muchas personas, por decir algunas. Por tanto, es indispensable concientizarnos, asumir nuestra responsabilidad solidaria con el grupo, nuestra pequeña comunidad Colmich, nuestra familia y la sociedad. Por ello y sin vacilación debemos dar aviso inmediato en caso de tener la más mínima sospecha de estar contagiados o enfermos, para efecto de realizar una entrevista de rastreo y control. Ante ello no se debe asistir al Colegio y en cambio sí realizar el auto confinamiento y así cortar cualquier posible dispersión exponencial de contagios.

 

Comunicado 15 de enero 2021

A toda la comunidad del Colegio de Michoacán:

Debido al reciente incremento de personas afectadas por la pandemia del COVID 19 en el país y particularmente en la región, les invitamos a continuar y, en su caso, ampliar los cuidados preventivos recomendados por las autoridades de salud para evitar un posible contagio. Cada uno de nosotros necesita realizar actividades laborales, familiares, de movilidad, entre otras, por lo que les sugerimos extremar precauciones y de esta manera protegernos a nosotros mismos, a nuestra familia y por supuesto a nuestros compañeros de trabajo. Desde esta Comisión COVID les reiteramos nuestra mejor disposición para aclarar o canalizar cualquier duda que al respecto pueda surgir. Más que preocuparnos, hay que ocuparnos

 

Comunicado 24 de octubre 2020

A toda la comunidad colmichiana:

Es indudable que como institución la pandemia del COVID-19 nos ha traído situaciones de incertidumbre, pero también oportunidades de aprendizaje. Por ello, bajo el principio de la corresponsabilidad, se ha venido afinando la estrategia de prevención de posibles situaciones de riesgo y/o contagio en la comunidad colmichiana. Esta situación de emergencia ha implicado que la institución, además de realizar las actividades esenciales (administración, áreas de apoyo y posgrados), busque el equilibrio entre la prevención y la protección, por un lado, y las actividades esenciales del Colmich, por el otro, ante situaciones de posible contagio de los trabajadores y alumnado. En este sentido, ha sido primordial que trabaje desde casa el personal considerado de riesgo.

Como parte del proceso de aprendizaje, tuvimos que identificar los aspectos sustanciales sobre el cómo actuar en los casos de situaciones de riesgo de contagio por parte de los miembros de la comunidad. De ahí que en el primer caso del que tuvimos conocimiento se haya realizado una estrategia de cobertura amplia, lo que significó cerrar las instalaciones de Zamora por algún tiempo y desinfectar en al menos dos ocasiones dichas instalaciones. Sabedores de las instrucciones las autoridades de salud, la coordinadora del sector y la función Pública, respecto al manejo de la pandemia, poco a poco se han afinado las medidas orientadas a la asistencia escalonada de las áreas y de un seguimiento muy puntual de los casos de riesgo y/o de contagio que se han presentado posteriormente.

En virtud de que a la fecha las situaciones de riesgo y/o contagio han tenido su origen fuera de las instalaciones de la institución, una vez identificado el caso y entrevistada la persona implicada, se han evaluado los posibles efectos en su salud y a la vez se han realizado acciones de rastreo para determinar un posible contagio al interior de la institución. Dicha estrategia ha sido efectiva hasta la fecha, lo cual no es garantía de control en el futuro, especialmente de los casos asintomáticos. Lo que sí se ha realizado, con la anuencia de las autoridades de la institución, son acciones de resguardo domiciliario del personal del área o departamento donde han surgido los casos de riesgo y/contagio, estrategia que se continuará aplicando cuando así proceda. De igual forma se han efectuado acciones de desinfección de las áreas afectadas y sus alrededores.

Tengan la certeza que seguiremos muy al pendiente de las situaciones de riesgo y/o contagio, lo que podría incluir cerrar las instalaciones de nueva cuenta de ser necesario. La participación de todos los colmichianos es esencial a efecto de, ante todo y sobre todo, salvaguardar nuestra salud, sin olvidar que de acuerdo a sus posibilidades la institución debe seguir funcionando respecto a las actividades estrictamente esenciales.

Con el mejor de los ánimos seguiremos monitoreando las situaciones de posibles riesgos y/o contagio, para efecto de evitar situaciones adversas al interior de la institución. Todos debemos poner nuestro granito de arena. Todos juntos podremos actuar y salir adelante.

Por la Comisión del Regreso a la Nueva Normalidad de El Colegio de Michoacán.

 

Comunicado 15 de septiembre 2020

A toda la comunidad de El Colegio de Michoacán:

Los suscritos, miembros de la Comisión del Regreso a la Nueva Normalidad de El Colegio de Michoacán, deseando que todos los miembros de esta comunidad, sus familiares y seres queridos se encuentren bien de salud, nos permitimos comunicar lo siguiente:

Con la intención de mantener informados a todos los miembros de la institución sobre las actividades que desarrolla esta comisión, especialmente sobre temas vinculados con la pandemia y que además sean de interés para el funcionamiento de la misma, los miembros de esta comisión acordamos emitir comunicados de manera regular mientras nos encontremos en esta situación de emergencia sanitaria, así como abrir un canal de comunicación a través de esta dirección de correo electrónico para recibir comentarios y sugerencias de los miembros de la institución.

En ese sentido, les informamos que al momento de redactar este comunicado no tenemos conocimiento que dentro de nuestra comunidad se hayan registrado nuevos casos de alarma de personas afectadas por el virus COVID-19. De igual manera, se informa que respecto de las personas de esta comunidad que estaban bajo observación e indicación de cuarentena, en estos momentos se encuentran bien de salud y asintomáticas, precisando que han atendido con toda puntualidad los protocolos de salud y que llegado el momento se reintegrarán a sus labores habituales, siguiendo en todo momento las medidas de prevención respectivas.

Los miembros de esta H. Comisión continuamos trabajando en el seguimiento de la aplicación de los protocolos de salud al respecto establecidos, dando puntal seguimiento a los acuerdos tomados en las sesiones de trabajo, que de manera permanente se llevan a cabo cada semana. Por último, refrendamos nuestro compromiso y solidaridad para enfrentar de la mejor manera posible esta pandemia que nos aqueja.

Por la Comisión del Regreso a la Nueva Normalidad de El Colegio de Michoacán.

 

Comunicado 27 de agosto 2020

A toda la comunidad de El Colegio de Michoacán:

Los suscritos, miembros de la Comisión del Regreso a la Nueva Normalidad de El Colegio de Michoacán, con base en los Lineamientos Técnicos de Seguridad Sanitaria en el Entorno Laboral y el Acuerdo por el que se establecen los Lineamientos Técnicos para la Reapertura de las Actividades Económicas, a finales de mayo del presente año fuimos designados como tal por el presidente de El Colegio de Michoacán.

Por otro lado, y preocupados por los efectos de la pandemia del COVID-19, mismos que han venido a modificar de manera considerable nuestro entorno laboral y familiar, tenemos a bien emitir el presente comunicado:

Bajo la idea de lograr un ambiente propicio y seguro para el regreso paulatino a las labores cotidianas al interior del Colmich, consideramos importante seguir los lineamientos expedidos por la Secretaría de Salud, en especial aquellos que pretenden la observancia de las medidas sanitarias de sana distancia y cuidado personal, así como aquellas que buscan la protección de los trabajadores en situación de riesgo.

Como algo muy necesario y previo al mencionado retorno, desde Presidencia, Secretaría General y Coordinación General Administrativa, con la colaboración de esta Comisión, lo anterior se ha traducido en acciones orientadas a promover el trabajo en casa (Home Working), hasta el momento avaladas por diferentes instancias del poder ejecutivo, así como estrategias de protección de aquellos trabajadores que en la realización de las actividades consideradas esenciales (administración, áreas de apoyo, coordinaciones de centros, seguridad e intendencia) tienen que asistir a laborar en las instalaciones de las sedes de Zamora y La Piedad.

En consecuencia y bajo la idea de coadyuvar con la estrategia de proteger la salud de las y los trabajadores de la institución, es que les compartimos una “guía de actuación”, misma que anexamos al presente.

Es de precisar que el documento en comento no pretende ser un Manual de Procedimientos Epidémicos, sin embargo y con respecto a las Recomendaciones de Manejo Institucional, en los meses y casos anteriores se ha procedido con apego estricto a dos ejes: la protección de la salud e integridad de todos en la comunidad, así como la salvaguarda de la dignidad y el respeto a la persona. Por lo que al tener o ‘detectar’ la posibilidad de un caso que pueda representar una fuente directa de contaminación y/o contagio al interior de la Institución, se ha procedido con la diligencia para lograr la máxima protección y salvaguarda de los integrantes todos de la comunidad Colmich. Lo anterior implica separar a las personas de sus labores y faenas, aplicando el cese o limitación de actividades, procurando el confinamiento domiciliario voluntario y estricto de las personas (y sus convivientes por razón indispensable), brindando todo el apoyo solidario, moral, económico y de gestión de la institución, para efecto de atender a las necesidades de atención a la salud de las personas.

De manera adicional se ha procurado que no se expandan rumores y especulaciones, que ante el estado inocuo e incluso de personas “bajo observación”, puedan provocar rechazo inclusive discriminación o alarma. Cabe precisar que contraer una enfermedad como la que nos ocupa, presente en el ámbito social y susceptible de ser inoculada a quien sea y casi en cualquier circunstancia social rutinaria, no convierte a la persona en culpable de nada y por lo tanto debe ser tratada con todo el respeto ético y la consideración ‘anónima’ para no ser señalada, juzgada o repudiada por nadie.

En una institución como la nuestra, de relaciones interpersonales cercanas y afectivas, la convivencia de riesgo en estas circunstancias puede representar un reto mayor para establecer un rastreo de posibles cadenas, ya no digamos de contagio, sino de simple riesgo de contaminación colateral inadvertida. Es pertinente reflexionar en torno al control y observancia de las medidas preventivas y de contención, que la desconfianza y la inconformidad son reacciones comunes si vemos dichas medidas como procedimientos autoritarios y sin motivo. Tan es así, que el simple requerimiento para cumplir la portación del cubre bocas dentro de nuestras instalaciones puede generar protestas, descalificación y cuestionamiento de las medidas y recomendaciones médico-científicas para la prevención. Sin embargo, no estamos en un escenario para actuar con reacciones comunes, sino con actos y conciencia extraordinarios. De ahí que se invita a la comunidad para llevar a cabo las medidas pertinentes y además proponer cualesquiera otra manera o procedimiento que la Autoridad de la Institución pueda desarrollar para hacer frente a la situación de emergencia sanitaria presente y que desafortunadamente amaga con extenderse en los días y meses siguientes.

Por último, consideramos que se ha actuado y procedido de manera efectiva en las situaciones de alarma detonadas en la Institución. Mantengámonos alerta para poder actuar de la manera más acorde con lo que la situación nos vaya demandando; asimismo, mantengamos la apertura para colaborar con las acciones que en bien de nuestra institución sean necesarias.

Por la Comisión del Regreso a la Nueva Normalidad de El Colegio de Michoacán.

Comisión para el Regreso a la Nueva Normalidad de El Colegio de Michoacán

CONTACTO
Martínez de Navarrete #505
Col. Las Fuentes. C.P. 59699
Zamora Michoacán, México
(52) 351 515 7100